in

Las Caravanas de la Esperanza

(Por Jaime Sevilla)

Todos nos hemos dado cuenta del fenómeno migratorio que ha estado sucediendo y que seguirá pasando con todas aquellas personas y familias enteras que se ven forzadas a migrar a otro país. Las razones son muchas, podemos enumerar algunas de ellas:

La corrupción en los gobiernos de los diferentes países, la delincuencia, la falta de oportunidades, los conflictos bélicos, etc.

En semanas anteriores, todos hemos sido testigos de las diferentes caravanas que han salido de los países centro americanos hacia Estados Unidos; hemos visto los rostros de niños y adolescentes inocentes; la mayoría de ellos arriesgando sus vidas en su recorrido hacia Estados Unidos.

Por otra parte, me llena de gozo ver la solidaridad de diferentes personas que no dudan en ofrecer su ayuda a todos aquellos migrantes que recorren los lugares por donde ellos viven, que Dios sea su misma recompensa por tan generosa ayuda.

También es cierto que a muchos les incomoda esa acción decidida de todas estas personas que forman estas caravanas, comenzando por los mismos gobiernos por donde van cruzando; pero, sobre todo, por el país de destino a donde se dirigen la mayoría de los que forman parte de estos grupos, Estados Unidos de América.

Cada vez que converso con diferentes personas sobre el asunto, encuentro diversas opiniones, muchas de ellas inhumanas y ofensivas hacia esta pobre gente.

Me decía alguien: Cuándo veo esos niños pequeños en la caravana, reprocho el ¿Cómo una madre fue capaz de hacer semejante barbaridad? La respuesta a esta pregunta es muy compleja. En el caso de Francisca, que tuvo que desprenderse de su hija Esperanza de 13 años, la razón es cruel.

Un pandillero le dijo que, si Esperanza no tenía relaciones sexuales y se fuera a vivir con él, la asesinaría a ella y a toda su familia. Esa misma historia sucedió con Guadalupe, la cual se negó rotundamente; dos semanas después de ello, la encontraron muerta, cerca de la escuela donde estudiaba. Su familia puso la denuncia en la estación de policía, pero ellos no hicieron nada.

Francisca, al ver semejante ejemplo que había sucedido en su misma comunidad, y con todo el dolor de su corazón, decidió enviar a su hija hacia los Estados Unidos. Ella sabe de todos los riesgos que hay en el camino, incluso el de encontrar la muerte en su intento, pero por lo menos ve una luz de esperanza, especialmente cuando vienen en grupo.

Son tantas las historias desgarradoras de la mayoría de las personas que viajan en estas caravanas, que cada vez me doy cuenta de que los gobiernos de donde se ven obligados a emigrar son gobiernos fallidos en materia de seguridad y creación de oportunidades; y en algunos, hasta han dejado de un lado la democracia, y se han vuelto los verdugos de su mismo pueblo que un día confió en ellos y los eligió.
Pero ¿Por qué la administración actual de los Estados Unidos y mucha gente que vive en este país están furiosos con estas caravanas de emigrantes? Porque muchos de ellos no comprenden los verdaderos motivos que les han obligado a emigrar a toda esta gente, ya no es solamente por buscar mejores oportunidades, como la mayoría de los emigrantes europeos en su momento tuvieron que hacer; en este caso, es más por salvaguardar sus vidas de las diferentes amenazas que reciben diariamente; Estados Unidos no sólo se vuelve un foco de mejores oportunidades, sino un lugar donde pueden encontrar seguridad para sus propias vidas.

En ese sentido, USA se vuelve una luz de esperanza para salvaguardar las vidas de cada uno de estos emigrantes.

Y a ustedes queridos lectores, cuando vean las noticias de los emigrantes de cada una de esas caravanas, acompañémoslos con nuestras oraciones; y cuando llegue su momento, con nuestro apoyo moral y material, pues son seres humanos y la mayoría de ellos, nuestros mismos hermanos en la fe.

Quisiera terminar con las frases que dijo el Arzobispo de San Salvador, El Salvador, referente a este fenómeno: “La migración es un derecho humano, movilidad humana, no se les puede impedir, mucho menos atropellarles, tienen derecho a pedir asilo en cualquier país, a pedir recursos” (Conferencia de prensa del 4 de noviembre del 2018)

Volver a Empezar

Santa Misa De Nochebuena Natividad Del Señor